Reparadora de crédito

¿Qué es una reparadora de crédito?

Las reparadoras de crédito o reparadoras de deuda son entidades que ofrecen opciones para liquidar o renegociar una deuda que es imposible de pagar debido al sobre-endeudamiento o bien la incapacidad de pago por parte del deudor.

Estas instituciones otorgan asesoría financiera y legal y realizan un análisis tomando en cuenta el flujo de efectivo y la deuda del cliente.

La reparadora de crédito entre otras cosas, se encarga de negociar una quita con la institución de crédito, para que el cliente deudor pague menos de lo adeudado con una tasa de interés más baja. En la quita se reducen sólo los intereses, pero el capital original no se reduce.

La reparadora cobra una comisión y un porcentaje de la deuda reparada por conceptos de honorarios. Regularmente cobran comisiones por integración, alta, apertura y trámites administrativos, además de un monto mensual.

Para reparar una deuda no es indispensable acudir con una reparadora para hacer la negociación con las instituciones de crédito. Una persona bien preparada puede hacer la negociación directamente con el banco.

Las reparadoras de crédito deben de ser la última opción a recurrir, se debe acudir a ellas sólo cuando es completamente imposible seguir pagando la deuda.

¿Qué es lo que hace una reparadora de crédito?

Como se menciona en el punto anterior una reparadora de crédito se encarga sólo de brindar asesoría para lograr salir de una deuda mediante el pago de una quita.

Sus funciones se limitan a lo siguiente:

  • Hacerte un plan de ahorro para poder pagar parte de la deuda. Algunas reparadoras penalizan a los clientes al abandonar el plan de ahorro.
  • Negociar una quita, para pagar menos del monto adeudado.
  • Algunas ocasiones ellos mismos buscan gestionarte el otorgamiento de otro crédito para tratar de sanear tu historial.

Consecuencias de una reparadora de crédito

Por otro lado, cuando un crédito se liquida con un descuento o quita, se genera un quebranto, lo cual también dejará una mala nota en el historial crediticio del deudor. Impidiéndole obtener nuevamente un crédito en un periodo determinado dependiendo de las legislaciones aplicables en el país donde se tuvo la deuda. Algunas empresas de servicios o de arrendamiento catalogan como clientes malos a aquellos que alguna vez negociaron una quita, impidiéndoles la contratación del servicio o arrendamiento.

« Back to Glossary Index

Check Also

Seleccionar la mejor AFORE

¿Qué AFORE me conviene?

Si estás pensando en cambiarte de AFORE, el CONSAR pone a tu disposición una herramienta …